martes, 21 de septiembre de 2010

ALMA MATER



El tic tac de los relojes
es como un ratón que roe el tiempo.

El pasado, es el pretérito imperfecto
de las futuras nostalgias del corazón.

El presente desmemoriado,
una carrera sobre arenas movedizas,
una plácida ceguera para ahorrar
en la factura de los asuntos pendientes,
de los monólogos con las aceras.

El futuro, un “al fin” por alcanzar
a sesenta segundos por minuto.

El olvido, el mejor atajo para llegar tarde.

La soledad, la mejor de las malas compañías.

El silencio que esconde un grito,
un monstruo de dos cabezas,
una metáfora de doble filo.

La sonrisa que disfraza una mueca,
el consuelo del infeliz.

El verso, la cama deshecha
de un motel de carretera.

La rima, mi bella y mi bestia,

La conciencia, mi gozo y mi cicatriz,

Tú, la belleza y la alegría,

El amor, mi alma mater,

Mi materia prima

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails