sábado, 13 de febrero de 2010

LA VIDA QUE NO TENGO




La noche se acumula con ímpetu de vendaval.
Las luciérnagas dibujan silencios en el aire sin nombre.
Recuerdos vagos crujen hoy como hojarasca
de un otoño que murió de soledad.
Quisiera soñar con ventanales abiertos como Lorca.
Quisiera acallar el llanto del niño
que llora al otro lado del muro.
Quisiera no ser el estallido de libertad
que aguarda en el andén de la estación
Otra vida mejor es posible.
Quisiera tener la vida que no tengo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails